La controversia de Scarlett Johansson en Ghost in the shell

Este contenido tiene más de 5 años
Scarlett Johansson tendría el papel de Motoko Kunasagi, en la versión live action de Ghost in the Shell.  En las redes sociales se ha mencionado nombres como Rinko Kikuchi para el papel.  La foto de Johansson en el papel le ha valido a Paramount una controversia por supuesto racismo en redes sociales.  ¿Qué podemos ver en este enredo?
 
Si hay críticas positivas o negativas, igual la gente irá a verla por curiosidad.  Hay películas desconocidas malísimas, donde al aparecer la crítica, la gente decide verla para ver si es tan mala como dicen.  Mira el episodio I de Star Wars, que fue tan duramente criticado, y sin embargo no le fue tan mal.  La franquicia de Ghostbusters también esta sujeta a controversia, por tener mujeres en el papel, y un aparente tono de humor demasiado ligero.  Sea como sea, es posible que la gente vaya a verla, para comprararla con las anteriores.
 
Scarlett Johansson en películas menos famosas ha demostrado ser una excelente actriz.  Y no hay mejor ayuda para un director que el aporte que un actor pueda darle.  Miramos por ejemplo a Irvin Kershner quien al filmar The Empire Strikes back recibió la ayuda de Harrison Ford para la escena de despedida dramática.  Miramos a Sandra Bullock aportando ideas al director de Gravity.
 
Esa dinámica de intercambio entre director y actor es muy importante, porque si bien el guión contiene descripciones y diálogos, la interpretación es más que palabras.  Uno podría hacer una película altamente emocional, sin muchas palabras, y allí interviene la capacidad del actor y director de sincronizarse para que el actor refleje lo que debe reflejar en su cuerpo, y el director logre captar bien en cámara lo que debe ser captado, para transmitirlo a la audiencia.
 
Digamos que contratas a la actriz japonesa.  Sabemos que a los japoneses no les gusta molestar, y eso significa que probablemente no vaya a sugerir mucho.  La actriz japonesa podrá verse como el personaje, pero la apariencia sirve para un poster, no para una película.  Lo visual es estilo, pero lo que hace grande a una película es el contenido.  Mira Star Wars VII, puro estilo, nada de contenido.  Mira Titanic, Avatar, tiene estilo, pero son grandes por el contenido.  El contenido no se puede distinguir en un avance (trailer), sino solamente el estilo.
 
Ya con Titanic y Avatar hubo controversia.  De Titanic se decía que ya todo el mundo sabía que el Titanic se iba a hundir, y que iba a ser un fiasco. Lo que la gente no sabía es que James Cameron filmó Romeo y Julieta en el Titanic.  En los avances de Avatar se veía gatos azules deformes, y no parecía que fuese a haber algo jugoso de fondo.  De nuevo, los profetas apocalípticos se equivocaron.
 
Miras a George Lucas, que es un excelente comerciante, pero no muy bueno como director.  En A New Hope, Alec Guiness fue el que funcionó como mentor y director para los actores.  En The Empire Strikes Back, fue el director Irvin Kershner. En Return of the Jedi fue el director Richard Marquand.  Miras lo que era el guión original, y cómo fue modificado por el director o los actores, y allí se expresa un aporte.  Gravity vio su guión mejorado con el tiempo, así como The Empire Strikes Back.
 
Estoy muy seguro de que si Scarlett Johansson aporta al director, la película callará a los que le critican.
 
En los EUA es muy fácil que la gente te diga que eres racista, sexista u homofóbico.  Si eres extranjero y vistes ropa tradicional japonesa en Japón, se alegrarán de que disfrutes de su cultura.  pero si lo haces en los EUA, te verán como racista, como alguien que se roba el legado cultural ajeno.  En el fondo puede ser que los racistas sean los que critican, porque no quieren que se mezcle su gente con la cultura ajena.
 
En lo personal, Paramount tendrá mi apoyo.  Scarlett Johansson es una excelente actriz, y en tanto entreguen una buena película, que entretenga, estará bien.  Si en verdad son tan racistas como dicen, sería malo poner a una actriz japonesa a vivir en un ambiente de intolerancia.  Al final el que se beneficia es Japón si prospera la película.  
 
Nadie dijo nada cuando pusieron a un actor inglés a hacer de Gandhi, o a una mujer británica y no de oriente medio a hacer de princesa en Price of Persia, o a un hombre caucásico a hacer de mesías palestino en Jesus de Nazareth.  ¿O mejor borramos digitalmente a Charlton Heston en la película Los Diez mandamientos?
 
 
 
 
 
 
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!