Rankia Chile Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Marzo del año 2009, el mercado de valores mexicano ha caído un 50%, desde septiembre de 2008 el mundo se ha sumergido bajo las aguas de una recesión y las malas noticias no paran. En un periodo menor a un año se vivieron varios de los peores escenarios posibles para cualquier inversionista. Al paso de los años hay moralejas que aprender; La crisis hipotecaria subprime dejó muchas enseñanzas, y una de las más importantes es cuándo no debemos invertir en acciones.

cuando no invertir en acciones

La economía es cíclica y esto inherente a la naturaleza de esta ciencia, nada nunca se comporta con la misma tendencia en intensidad y tiempo, en economía la historia de forma recurrente nos dicta consejos al oído. Por lo anterior nadie que tenga un horizonte de inversión menor a un año debería comprar acciones para su portafolio, es indispensable entender que comprar acciones es una estrategia de diversificación en el largo plazo.

 

 

 

¿Por qué insistir en el largo plazo?

Existen diferentes apreciaciones al respecto, hay especialistas que afirman que el largo plazo empieza desde el tercer año y otros que desde los 5 años, lo que es una realidad es que la inversión en acciones deberá de ser dinero que no vamos a ocupar para solventar una eventualidad; Es una pésima idea destinar dinero que podemos ocupar en cualquier momento a una inversión con volatilidad intrínseca.

Sin lugar a dudas es prioritario que los inversionistas que destinen dinero para su retiro y lo hagan diversificando un porcentaje en el mercado de renta variable, además, es imprescindible entender el funcionamiento de una inversión en acciones y qué cosas buenas y malas pueden suceder. Los mercados en el largo plazo siempre se recuperan, en consecuencia la tranquilidad de un inversionista de periodos largos no necesariamente es la tranquilidad de alguien que invierte para generar un rendimiento en un periodo pequeño.

Es una regla no deshacernos de un bien prioritario para invertir en acciones. He escuchado historias de personas que vendieron su casa pasa poner el dinero en acciones, o que pidieron un préstamo para apostarlo en inversiones con divisas o títulos, el resultado es casi siempre el mismo: Se quedan sin un clavo y sus experiencias son desastrosas. Estas historias tienen relación con las de personas que en un juego de naipes pusieron sobre la mesa las escrituras de su casa. Las inversiones no son juegos de apuestas y mucho menos se podría apostar el patrimonio logrado con mucho esfuerzo. No se debe de invertir nunca en acciones sin asesoría, incluso los inversionistas más especializados suelen tomar en cuenta la opinión de otros expertos. La gente que es millonaria y tiene dinero en inversiones en la Bolsa no hizo todo su dinero solamente en inversiones, diversificaron su patrimonio en muchos otros negocios.

Soy un fiel creyente de que una inversión diversificada en acciones es la mejor forma de hacer crecer el patrimonio en el largo plazo, no toda la gente tiene el tiempo suficiente para invertir de la misma forma, por lo tanto hay que reflexionar si invertir en acciones es para usted.

 

Twitter: @garoarenas

¡Sé el primero en comentar!
Comentar