Rankia Chile
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Bolsa desde cero
¿Qué es la bolsa? ¿Cómo invertir en la bolsa? ¿Cómo comprar y vender acciones?

¿Cómo convertirse en un trader de éxito? Las 7 capacidades básicas según Jim O`Shaughnessy

En nuestra historia de portada, Jim O’Shaughnessy presenta las 7 capacidades básicas que Jim cree que los traders deben tener para alcanzar verdaderamente el éxito. Y el autor sabe de lo que habla: es presidente y director de inversiones de O’Shaughnessy Asset Management (OSAM), autor del best seller del New York Times “What Works on Wall Street” y fue mencionado en 2009 por Forbes en una serie de artículos sobre traders legendarios junto a Benjamin Graham, Warren Buffett y Peter Lynch. 

Dado que las características que describiremos son universalmente importantes tanto para los traders a largo plazo como para los traders a corto, le hemos dado al artículo un poco más de espacio. 

jim o`shaughnessy

 

Nuestros muchos años de experiencia nos han enseñado que un trader activo sólo puede tener éxito si tiene capacidades muy específicas. Sin embargo, muchos traders que intentan administrar activamente sus carteras carecen de las capacidades emocionales y personales necesarias para el éxito. Los traders con carteras pasivas lo tienen un poco más fácil, siempre que estén lo suficientemente diversificados.

Estos traders pasivos usualmente cometen solo un error, pero el más grande: reaccionan emocionalmente a las ventas en los mercados y venden sus posesiones durante las caídas.

Los traders que usan estrategias gestionadas activamente a veces cometen ese error.  Además de ello, también cometen un segundo gran error: rechazan las estrategias probadas si se comportan peor que el mercado durante algunos años. Lo cual suele ser el peor momento para abandonar una estrategia, en medio de una pérdida y no pocas veces justo antes del inicio de un movimiento de larga duración. De esta manera, se destruyen los buenos resultados a largo plazo de las estrategias probadas, porque lo crucial es mantenerlas a largo plazo, incluso durante los malos tiempos.

El autor ha observado a menudo este comportamiento durante su carrera y concluye que es la razón crucial por la que la mayoría de las personas simplemente no gestionan sus carteras activamente.

Después de discutir los 2 problemas estratégicos más importantes, pasamos al tema principal de este artículo. ¿Qué capacidades necesitamos para convertirnos en un trader activo de éxito a largo plazo? 

Berkshire Hathaway

1. Los traders activos de éxito tienen una perspectiva de sus inversiones a largo plazo. 

La evolución nos ha llevado a prestar mucha más atención a lo que está sucediendo ahora de lo que podría suceder en 10 o 20 años. Lo cual fue muy útil para nuestros antepasados. Los que respondieron más rápidamente al susurro de un arbusto cercano sobrevivieron, mientras que los que no lo hicieron fueron asesinados por un depredador.

¿Adivina qué genes nos fueron transmitidos? Por supuesto, fueron los que huyeron, aunque no siempre hubo una amenaza mortal. Muchos comportamientos que nos impiden tomar buenas decisiones de inversión parecen estar codificados en nuestros genes.

En su estudio “¿Por qué los individuos exhiben sesgos de inversión?”, los investigadores Henrik Cronqvist y Stephan Siegel escriben: “Encontramos que hay una larga lista de efectos sobre el comportamiento (no darse cuenta de las pérdidas, perseguir las acciones en están en subida, comprar acciones en su propio país, etc.) somos humanos, nacemos con estos sesgos. Los factores genéticos explican hasta el 45 %.

No podemos encontrar ninguna prueba de que nuestra educación pueda ayudarnos de manera sostenible. Así que no es de extrañar que la mayoría de los traders sucumban a la volatilidad del mercado a corto plazo, vendan después de las caídas de precios y luego esperen hasta que los mercados vuelvan a estar fuertes para comenzar a comprar, aunque los estudios han demostrado claramente que esta táctica es exactamente la peor. Incluso conociendo los efectos del comportamiento, difícilmente se pueden evitar dichos comportamientos desfavorables.

Sin embargo, una inversión activa de éxito logra actuar conscientemente contra esta naturaleza humana. Pasado, presente y futuro se proyectan en el instante actual. No es natural ver a otros traders en una espiral de codicia y miedo con auge y pánico, sin que se vean afectados por dichos sentimientos.

No es natural permanecer impasible cuando el caos del mercado a corto plazo amenaza sus planes de jubilación; y no es natural en estas condiciones, atenerse constantemente al camino que se haya tomado y no desviarse. Estas habilidades no son naturales para los humanos, pero son necesarias para una inversión de éxito a largo plazo. 

berkshire

2. Los traders activos de éxito consideran que el proceso es más importante que el resultado. 

La gran mayoría de los traders toman decisiones basadas en el rendimiento pasado de una inversión debido a un gerente o estrategia de inversión determinada (a menudo a corto plazo) incluso cuando por ley se debe indicar que “el rendimiento pasado no asegura resultados futuros”.  Esta sugerencia es omnipresente, pero se ignora regularmente. Gracias a nuestra naturaleza humana, no podemos dejar de preguntarnos qué administrador o estrategia lo hizo mejor este año. Pero los traders activos de éxito van más allá y preguntan:

¿Cómo es el proceso? 

Los resultados son importantes, no hay duda, pero es mucho más importante estudiar el proceso subyacente y comprender qué condujo exactamente a ese resultado, ya sea bueno o malo. Si se enfoca solo en los resultados, no tendrá idea de si el proceso que los creó tiene sentido o no. Como resultado, uno se basa demasiado en los resultados recientes, lo que puede ser completamente engañoso. Por ejemplo, una estrategia que simplemente compró 50 acciones de EE. UU., debido al mayor crecimiento de ventas anuales en este país, produjo un rendimiento anual de alrededor del 27 % desde 1964 hasta 1968, mientras que el índice S&P 500 solo ganó alrededor del 10 % al año. Pero, de hecho, esta estrategia es altamente especulativa y solo funcionó bien durante algunos años.

Históricamente, el rendimiento ya era malo en ese momento y, después de 1968, ya no había más que ganar. Desde 1964 hasta 2009 (incluidos los buenos años ya mencionados), esta estrategia arrojó un poco menos del 4 % al año, mientras que en el S&P 500 fue de alrededor del 9,5 % al año. Lo que realmente cuenta para los rendimientos a largo plazo no es el crecimiento de las ventas, sino la valoración fundamental, que a menudo es demasiado alta para las acciones con el mayor crecimiento de ventas (sin otras limitaciones).

Al evaluar el proceso subyacente, es importante decidir si realmente tiene sentido. Es mejor observar cómo se ha desarrollado el proceso durante un período de tiempo más largo. De esta manera, podrá evaluar mejor si los resultados a corto plazo se deben a la suerte o la habilidad. Nos gusta ver las estrategias de forma continua, creando lo que podríamos llamar una “película” en lugar de una simple instantánea.

 

Entonces podremos ver cómo se han comportado las estrategias en las diferentes fases del mercado. Tomemos como ejemplo a Warren Buffett. Si a finales de 1999 decidiera invertir en acciones de Berkshire Hathaway en base a resultados a corto plazo, probablemente no le habría gustado, ya que las acciones tenían un rendimiento significativamente peor que el S&P 500 en ese momento. 

De hecho, su escepticismo se habría visto reforzado por la noticia de aquel momento en que se suponía que el simple proceso de Buffett dejaría de funcionar en el “nuevo mundo” dominado por el sector tecnológico. Pero si hace un análisis de la estrategia de Buffett, encontrará que nada ha cambiado y que se siguen usando los estrictos criterios que siempre aplicó: 

  •  Marcas importantes. 
  •  Productos y servicios simples y fáciles de entender. 
  •  Retornos constantes y sólidos durante un largo período de tiempo.
  •  Deudas bajas y manejables y 
  •  Buen retorno de capital y otras métricas sólidas.

Parecen criterios razonables para comprar acciones, y Buffett no mostró señales de que se desviase de esta estrategia siendo paciente y persistente, apegándose a una estrategia probada, incluso si no funcionó a corto plazo. 

 

3. Los traders activos de éxito ignoran las estimaciones y pronósticos. 

Los pronósticos y predicciones sobre lo que podría suceder en el futuro son intuitivamente atractivos para nosotros. Porque anhelamos descubrir el futuro. Tendemos a extrapolar lo que ha sucedido últimamente al futuro, lo que casi nunca funciona.  Mi hijo, el gerente de la cartera de OSAM, Patrick O’Shaughnessy, presentó un estudio que decía: “El Grupo Asesor de CXO ha recopilado y rastreado 6582 pronósticos de 68 gurús de inversión diferentes desde 1998 hasta 2012. La tasa promedio de aciertos fue solo un 47 %, peor que tirar una moneda al aire. Pero eso no es suficiente.

oportunidades vs probabilidades

En su libro “Contrarian Investment Strategies: The Psychological Edge”, el autor David Dreman pregunta a los traders institucionales qué acciones creen que irían bien durante los próximos años, durante el período de 1968 a 1999. Dreman descubrió que las acciones que figuran como favoritas tenían un rendimiento claramente inferior a la media. Por ejemplo, en 1999, Enron fue la primera opción, y todos sabemos lo que le sucedió: una de las mayores quiebras de la historia económica. En general, muchos estudios han demostrado que las predicciones fallan en todo tipo de áreas, no solo en el mercado de valores - también para pacientes que necesitan tratamiento médico, para becas que buscan seleccionar a los estudiantes “correctos” y en prácticamente cualquier otra industria donde los profesionales hagan predicciones y pronósticos. 

 

4. Los traders activos de éxito son pacientes y persistentes. 

Aunque los traders de éxito como Warren Buffett, Peter Lynch o Joel Greenblatt tienen puntos de vista muy diferentes en el mercado de valores, todos comparten el carácter común de ser pacientes y persistentes. Como ya se describió, Warren Buffett sobrevivió a su mala fase de finales de la década de 1990, a pesar de todas las profecías de fatalidad. Aunque algunos medios afirmaron que no podía mantenerse al día con el “nuevo mercado”, se mantuvo paciente y perseveró en su proceso de probada eficacia.

El punto está más que claro:  Los traders activos de éxito no se definen simplemente por su proceso, porque enfoques muy diferentes pueden llevar al éxito. Realmente crucial en la implementación práctica es su diligencia y tenacidad para apegarse a las estrategias elegidas a través de todos los periodos. Y es más fácil decirlo que hacerlo, por lo que solo unos pocos traders activos pueden hacerlo de manera duradera, sin desviarse de su enfoque al final. Lo que finalmente les ayudó a mantenerse en pie en su trayectoria a largo plazo.

Mire la imagen 1 de nuevo e intente imaginar a Warren Buffett en ese momento. ¿Tendría usted la paciencia, la perseverancia y la fuerza emocional para seguir trabajando como lo ha hecho él en el pasado, mientras el público le tachaba de tener un bajo rendimiento durante 2 años?  Para la gran mayoría de los traders, la respuesta a esta pregunta es “no”. Para los traders activos de éxito, la respuesta es “sí”. 

 

5. Los traders activos de éxito son mentalmente fuertes.

Se requiere un aprendizaje constante, tanto de la experiencia personal como de las experiencias de otros, para crear hábitos que conduzcan al éxito. El autor cree que la fortaleza mental no es innata sino aprendida, y que los gerentes activos de más de éxito tienen una fortaleza mental que se limita con el estoicismo.

Los estoicos nos enseñaron que las emociones conducen a juicios erróneos, y que el mejor indicador del carácter de una persona no era lo que decían, sino cómo se comportaban.

En palabras de Stoikers : “No importa lo que te suceda, sino cómo reaccionas ante ello”. Los traders activos de éxito saben que lo único que controlan son sus mentes. En términos prácticos, significa que no debemos basar nuestras acciones, sentimientos, emociones y pensamientos en eventos externos, ya sean buenos o malos, o en lo que otras personas hacen o dicen. No tenemos control sobre las cosas externas, sino solo sobre nuestras propias acciones, creencias y hábitos.

Como trader activo y de éxito, no culpas a otras personas o eventos cuando las cosas salen mal.  Uno no duda en asumir la responsabilidad personal por el resultado de las cosas, y aprende de cada lección, buena o mala, a esforzarse por mejorar continuamente el proceso a través de un aprendizaje constante. Por encima de todo, debe entender que debe controlar sus emociones en lugar de ser controlado por ellas. 

Como Shakespeare dijo acertadamente, “No hay nada bueno o malo, aunque al pensar se hace”. Lo que nos pasa depende mucho de cómo interpretamos las cosas. Lo que hace que una persona reaccione emocionalmente a algo se trata como una experiencia de aprendizaje por alguien con una actitud mental fuerte. Tiene que aprender las habilidades durante su vida

Es útil mantener un diario de cómo ha actuado ante los diversos eventos y resultados. De esta manera, aprenderá si hay un patrón común que le impida tener éxito. Y si lo encuentra, podrá trabajar para reemplazar esos comportamientos con mejores hábitos. Al hacerlo, reafirmará la creencia de que usted es el único que controla su mente. Lo cual fortalecerá las conexiones sinápticas en su cerebro que, naturalmente, nos permitirán pensar de manera positiva con el tiempo.

Una vez que lo haya logrado, sus patrones de pensamiento y actitudes mentales se volverán mucho más útiles y no solo reaccionará pasivamente a las emociones básicas como el miedo, la codicia, la envidia y la esperanza. Una vez cultivada, esta forma de pensar le dará la libertad de seguir su proceso de manera consistente, incluso si no le funciona a corto plazo. 

 

6. Los traders activos de éxito piensan en probabilidades. 

Las personas somos pensadores deterministas que vivimos en un mundo probabilístico. Lo que significa es que buscamos la certeza, aunque nada sea 100% seguro en el mercado de valores ni en la vida. Además, hay otro problema grave: muchas personas confunden posibilidades con probabilidades.

Para ilustrar esta importante diferencia, piense en el personaje de “Dumb and Dumber” de Jim Carrey, Lloyd Christmas, cuando responde al rechazo de sus avances románticos por parte de la inalcanzable Mary Swanson. Ella le dijo que su probabilidad era de “una en un millón”, a lo que él respondió: “Entonces, hay una posibilidad”.

  El pobre Lloyd había confundido una posibilidad teórica con una probabilidad real y no entendía que las perspectivas reales eran prácticamente nulas. Cuando nos enfocamos en posibilidades más que en probabilidades, estamos perdidos. Casi todo es posible, incluso si es muy poco probable. Si solo pensamos en las posibilidades, sería muy peligroso levantarse por la mañana.  Le puede golpear un autobús, robar un extraño o morir porque un avión que se estrelle. O, si lo miramos desde el lado positivo, podría ganar la lotería.

Centrarse en las posibilidades puede llevarnos a un estado de ansiedad constante (o esperanza) de cumplir nuestro deseo inconsciente de cosas ordenadas, conocidas y seguras. Richard Peterson escribe el Investor’s Brain que si los resultados son posibles pero no probables, las personas tienden a sobreestimar sus posibilidades de entrada. A lo cual se le llama el efecto de posibilidad. El mejor ejemplo para diferenciar el pensamiento en términos de posibilidades y no de probabilidades es la crisis financiera. Muchas personas realmente vendieron todas sus inversiones a largo plazo en ese momento.

Un estudio realizado en 2009 examinó a los 50 peores rendimientos obtenidos durante los 10 años del mercado estadounidense desde 1871 y concluyó que el período de 10 años hasta febrero de 2009 fue el segundo peor en más de 100 años. Pero lo que es más importante, si observamos lo que sucedió después de esos tiempos terribles, vemos que los 50 rendimientos correspondientes a los próximos 3 a 10 años fueron todos positivos. Lo cual nos lleva a la conclusión de que la probabilidad de un buen rendimiento del mercado en la década posterior a febrero de 2009 era muy alta. Lo cual era mucho más importante que la mera posibilidad de que todo nuestro sistema financiero y económico colapsara por completo.

Para tener éxito, es ideal conocer la probabilidad de un resultado en particular y luego actuar en consecuencia. Esta es una gran ventaja sobre las personas que no conocen esta probabilidad o que eligen ignorarla. Si puedes contar cartas de blackjack como el legendario jugador de cartas e inversor Ed Thorp y sabes las probabilidades de tu próxima carta, tendrás una clara ventaja. Lo mismo aplica a una variedad de profesiones: las compañías de seguros de vida usan tablas actuariales para predecir la probabilidad de muerte, los casinos usan los cálculos de probabilidad que permiten que la casa siempre termine ganando y las universidades confían en las pruebas para determinar quién obtiene un lugar para estudiar.

En el mercado de valores, la mejor manera es observar los resultados a largo plazo de una estrategia de inversión y con qué frecuencia y en qué escala ha superado a su índice de referencia. Los traders activos de éxito lo saben y por ello prestan mucha atención a que la probabilidad esté de su lado. 

 

7. Los traders activos de éxito son totalmente disciplinados. 

Es fácil afirmar que eres un inversor disciplinado y sin emociones, hasta que el mercado te golpea y tiras la toalla. ¿Vendió la mayoría de sus inversiones durante la crisis financiera?  ¿Compró con entusiasmo las acciones tecnológicas durante la burbuja de Internet? ¿Alguna vez se ha dejado influenciar por un pronóstico o pronóstico? ¿Alguna vez ha invertido en algo porque la mayoría de los traders lo hayan hecho? ¿Alguna vez ha abandonado una estrategia de inversión bien probada y pensada porque últimamente le ha ido mal?

Si responde “sí” a más de una de estas preguntas, se comportará como una persona normal, pero puede que le falte la disciplina para tener éxito como trader activo.

Obtener una disciplina fuerte es extremadamente difícil y contradice casi todos los impulsos grabados en nuestros genes. Claro, es fácil ser disciplinado cuando todo va bien. La verdadera disciplina es necesaria solo cuando todo está claramente contra nosotros. Cuando cada semana se ve como un mes, cuando te peleas con las dudas, cuando cuestionas constantemente cada parte de tu proceso de inversión, cuando otros expresan su escepticismo sobre tus creencias más profundas, e incluso tus amigos y colegas comienzan a dudar de ti y de tu proceso. Y ahí es cuando quieres gritar, “!Para!”  Cada evento y el mensaje que ves es el contrario de lo que cree, y sus emociones y su intelecto gritan, “!Para!”. 

Ahora querrás abandonar esa estúpida perseverancia la cual finalmente detendrá el dolor. Cada día lo sentirá como una lenta tortura. Y todo lo que tiene que hacer para deshacerse de ella es respirar libremente de nuevo al abandonar el estúpido proceso. Pero los traders de éxito saben que deben mantenerse disciplinados en este momento. También saben que pueden estar equivocados mucho más tiempo de lo que podría esperarse.

Deben controlar el miedo interior, sus dudas y el dolor, aún cuando otras personas pueden burlarse de ellos por haberse apegado tercamente a su enfoque. Y a corto plazo, toda evidencia sugerirá que son idiotas y realmente tercos. Las críticas podrán ser ensordecedoras, despectivas y crueles, y eso será una prueba real de la psique y la propia disciplina. El autor entra en tantos detalles porque ha estado en este punto con más frecuencia de lo que quisiera recordar. Lo único que podemos hacer en estas situaciones para mantener nuestra disciplina es saber que todo pasará.

Sin una disciplina real, todas las demás capacidades que hemos presentado serían inútiles. Entonces, pregúntese honestamente: cuando las cosas se ponen difíciles, y seguro que se pondrán, ¿realmente tendrá la disciplina para seguir su plan de una manera disciplinada? 

 

Conclusión 

Si tiene estas 7 capacidades, será un trader activo, y con el tiempo podrá ser significativamente mejor que un trader pasivo. Sin embargo, el autor cree que existen muy pocos traders que realmente tienen éxito. Si usted es uno de los pocos, los mercados actuales y su creciente ola de traders en productos pasivos, le brindarán la oportunidad de hacerlo mucho mejor que el índice. Pero debe ser totalmente honesto consigo mismo.

 Mantenga un registro detallado de todas sus posiciones y registre cuándo ha tenido éxito y cuándo no. Luego trabaje sobre sus vulnerabilidades hasta que desaparezcan. Si puede hacer esto, se convertirá en miembro de un club reducido pero lucrativo: el de los traders activos de éxito. 

 

 

¿Qué Bróker se adapta mejor a tu perfil?

¿Quieres dar tus primeros pasos en bolsa o cambiar a un bróker que se adapte mejor a tus necesidades? Te ayudamos a encontrar el mejor bróker de acciones y derivados que mejor se adapta a ti en menos de 2 minutos. El estudio es gratuito y sin compromiso.


¡Comenzar búsqueda!
Herramienta gestionada por Rankia S.L.

Autor del blog

  • Rankia

    Portavoz oficial de la empresa editora de este sitio web Rankia

Envía tu consulta