¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.

Aznar Patrimonio

Una forma diferente de analizar los mercados

Estrategia de volatilidad: trading de volatilidad con beneficios medios anuales de 29.9% desde 2004 y 96.41% desde 2009

La volatilidad es un reflejo de la magnitud de las desviaciones que se producen en los mercados. Concretamente cuando hablamos del Índice VIX, hablamos del índice que refleja la volatilidad subyacente del índice S&P 500. Dicha volatilidad aumenta cuando baja el Índice S&P y se reduce cuando el sube el S&P 500. Históricamente el índice S&P 500 se ha caracterizado por tener un sesgo alcista a largo plazo, por lo que la volatilidad a largo plazo tiende a disminuirse.

 

¿Porque comprar volatilidad? Muchos gestores de fondos y carteras utilizan productos ligados a la volatilidad como opciones, ETF’s o futuros a efectos de cubrirse ante las bajadas del S&P 500. Por tanto, comprar un producto largo de volatilidad (cuyo precio aumente cuando caen los mercados) implica comprar un seguro para compensar las pérdidas del S&P 500 y reducir la volatilidad de la cartera, a cambio el comprador de volatilidad paga una prima en el momento de ponerse largo de volatilidad. El vendedor de volatilidad recibe la prima, y cambio tendrá que soportar pérdidas cuando aumente la volatilidad del mercado. A modo de ejemplo, el vendedor actúa como un asegurador el cual vende un seguro, a cambio de una prima, y en caso de darse el suceso (aumento de volatilidad) deberá compensar las pérdidas originadas por la misma.   Leer más

Manipulación en el mercado de oro: La estrategia del 1797% de rentabilidad acumulada en una década

El oro ha sido durante años un mercado con alto grado de manipulación. Tradicionalmente el precio del oro para la apertura diaria se ha establecido en el London fixing (Gold Fix) y hasta 2004 era el banco Rothschild el encargado de llevar a cabo el fix. En la actualidad son varios los bancos que participan en el fixing diario del oro: Barclays,Bank of China,Goldman Sachs, HSBC Bank USA,JPMorgan Chase, Morgan Stanley, Societé Genéralé, Standard Chartered, Scotiabank, Toronto-Dominon Bank y UBS. Estos bancos se reúnen diariamente a efectos de consensuar y fijar el precio de apertura del oro.

 

Existe evidencia sobre la manipulación en el mercado de oro, así como en otros mercados de commodities. En abril de 2010 la CFTC (Commodity Futures Trading Commission) sancionó al hedge fund Moore Capital por manipular los futuros de platino y paladio a través de una estrategia llamada “banging the close”, la cual implica introducir órdenes en el mercado de una manera diseñada para inflar el precio de cierre, el cual es una referencia en muchos contratos de derivados. Dos veces al día se establecen los precios del oro a través de un proceso clandestino que hasta hace poco controlaban cinco bancos. El fixing que se hace de AM a PM se conoce como “overnight fixing”, mientras que el llevado a cabo de PM a AM se conoce como “intraday fixing”. Prácticamente el 90% del volumen de oro se mueve durante la sesión intradiaria.   Leer más

Mejor asesor financiero independiente

A la hora de segmentar los clientes de un asesor financiero podemos dividirlos en tres grupos: retail (activos inferiores a 300,000€), banca privada (activos desde 500,000€ a 3,000,000€) y  high networth individuals (patrimonio superior a 3,000,000). En cuanto a los primeros, lo normal es que sus ahorros se coloquen en un producto de la entidad con la que trabaja. En el segundo de los casos (cliente banca privada), es la división de banca privada la que propondrá una cartera con fondos de la entidad principalmente y una pequeña proporción de fondos ajenos a la entidad. Es raro que se tenga acceso a productos exclusivos, al menos en los grandes bancos. Por último, los HNWI representan el segmento más adinerado y aquí el servicio que ofrecen los bancos es más independiente y completo, si bien es cierto que el coste es más elevado. Este tipo de clientes suele tener SICAVs gestionadas por los bancos los cuales cobran al menos 15,000€ al año por ello (SICAV con 2.4 millones de euros).   Leer más

Accediendo al club VIP de las cuentas gestionadas: CAGR 9%, Ratio Sharpe +2, 10 años de track record

Tradicionalmente la inversión financiera se ha llevado a cabo a través de vehículos (un fondo, un ETF, una SICAV, etc). Dichos vehículos utilizan una estrategia para gestionar las aportaciones de los partícipes de los mismos, las estrategias son las mismas para todos los partícipes del fondo y tienen en el mismo efecto para todos (ej: si el fondo sube un 1%, sube para todos los partícipes del fondo por igual). En lo que a gestión alternativa se refiere, los fondos se comportan de la misma forma.

 

Al vehiculizar una determinada estrategia se tiene que cumplir con una normativa la cual limita/restringe la política de inversión. Por este motivo, algunos gestores deciden implementar sus estrategias a través de cuentas gestionadas, para evitar un elevado número de restricciones sobre la operativa que merman la rentabilidad. Algunos gestores de estos vehículos deciden abandonar las entidades financieras para las que trabajan para emprender un nuevo proyecto por su cuenta. Muchos se ven con la necesidad de captar pasivo dado que ya no trabajan para la entidad que les ponía el capital, lo que les lleva a reducir la inversión mínima necesaria para invertir a través de ellos.   Leer más

¿Rentabilidad del 4.5% anual con mínimo riesgo? Es posible

Si queremos preservar nuestros ahorros, debemos invertir en un activo cuando la relación riesgo-beneficio es, como mínimo, superior a uno. En caso contrario, las minusvalías y las comisiones se comerían nuestro patrimonio. Este es el motivo por el cual, en AZNAR Patrimonio, decidimos no tener ni un sólo euro en renta variable antes del BREXIT (pese a lo que dijeran las casas de apuestas y las encuestas) y ello ha supuesto que nuestros clientes no sólo han evitado perdidas, sino que han ganado con nuestra cartera ultraconservadora (debido a los flujos que salen de la renta variable para entrar en la renta fija revalorizándola).

Muchos inversores tienden a pensar que siempre hay que estar invertido ya que, de lo contrario, no se está aprovechando el potencial del patrimonio para generar rentabilidad. A todo ellos les recuerdo que no hay mejor victoria que una buena retirada a tiempo y que, en periodos de mucha volatilidad, donde las correlaciones negativas se vuelven positivas y nada nos sirve para hacer coberturas, la liquidez puede ser el activo más valioso y el único libre de riesgo. Es el caso del dólar, divisa refugio que tiende a revalorizarse cuando hay una alta volatilidad e incertidumbre en los mercados, así como la deuda pública americana, el franco suizo y el bund alemán.   Leer más

Una manera sencilla de batir al S&P 500 a largo plazo

Como bien sabrán muchos de ustedes, el Índice del S&P 500 es el índice de referencia para la renta variable estadounidense. Dicho índice está compuesto por las 500 mayores empresas cotizadas en EEUU por capitalización de mercado (precio por acción multiplicado por número de acciones) pero, ¿qué peso tiene cada una de estas empresas dentro del índice?
 
Como he mencionado, el índice lo componen 500 empresas ponderadas por capitalización de mercado, es decir, a modo de ejemplo (con datos redondos y ficticios), si la suma de todas las capitalizaciones de las empresas que lo componen es de 500.000 millones de dólares y Microsoft (componente del índice) tiene una capitalización de 10.000 millones, el peso que Microsoft tendrá en el índice será igual a 10.000/500.000, es decir, Microsoft representará el 2% del índice S&P 500.
 
Procedamos a hacer un ejercicio rápido; si en lugar de ponderar proporcionalmente a la capitalización de mercado, ponderamos igual todas las empresas, es decir, todas las mismas ponderaciones, cada una representa un 0.2%, desde la más pequeña hasta la más grande, el índice obtiene una mayor rentabilidad. En un horizonte de 10 años, observamos como la rentabilidad anualizada del S&P 500 es del 7.10% mientras que la del S&P 500 equiponderado es del 8.26%. Dicho aumento en la rentabilidad del índice se debe, en mi opinión, a que al equiponderar estamos restando peso a las empresas más grandes (large-caps) y aumentando el peso en las empresas de menor tamaño (mid-caps). 
 
Las large-caps suelen ser empresas cuyo negocio se encuentra en fase de madurez, por lo que las tasas de crecimiento de ingresos y beneficios son menores, mientras que las empresas de menor capitalización suelen tener negocios en fase de introducción/crecimiento, por lo que las tasas de crecimiento, ingresos y beneficios, en términos generales, son mayores. Del mismo modo, en épocas de crisis y volatilidad, las large caps sufren menos que las small-caps, ya que suelen estar menos endeudadas y cuentan con un negocio más consolidado, por lo que la volatilidad de las mismas es menor. En cualquier caso, a juzgar por el gráfico a 10 años, parece que el exceso de rentabilidad que se obtiene en 2016 es mayor que el exceso de “draw-dawn”, caída desde el pico más alto hasta el más bajo, de los años 2007-2008. Por lo tanto, equiponderar merecería la pena desde el punto de vista de la rentabilidad ajustada al riesgo. 
 
Cuestión distinta sería los costes que asumimos por equiponderar al tener que hacer el rebalanceo para mantener constantes las proporciones. No hago mención a dichos costes ya que varían dependiendo de los volúmenes. Un fondo de inversión que aplique esta estrategia con miles de millones tendrá un gasto relativo menor al de un particular. 
 
Rentabilidad del S&P 500 CAP MERC vs S&P 500 equiponderado:
 
sp00
 
Javier Rivaya Martos es Asesor Patrimonial en AZNAR Patrimonio, registrada en la CNMV como Raúl Aznar González EAFI.
 
 
  Leer más

Autor del blog

  • Javier Rivaya Martos

    Abogado y Economista, actualmente Asesor Patrimonial en Aznar Patrimonio Multi-Family Office. Estudios de posgrado en el IESE Business School, London School of Economics and Political Science y Universidad de Alcalá. Experiencia profesional en Bloomberg LP, BBVA Corporate & Investment Banking y GPM Bróker.

Envía tu consulta

Aznar Patrimonio