¿Cuál es la diferencia entre CFDs y futuros?

¿Cuál es la diferencia entre CFDs y futuros?

Si quieres operar en los mercados financieros, es necesario que conozcas los productos que conforman el mundo de las inversiones, así como para qué se utilizan, cuáles son sus beneficios y cómo se diferencian. En el siguiente artículo conoceremos qué son los CFDs y los futuros, y cuál es la diferencia entre un CFD y futuros.

¿Cuál es la diferencia entre un CFDs y futuros?

 

 

¿Qué son CFDs y futuros?

Antes de explicar cuál es la diferencia entre un CFDs y futuros, vamos a repasar de qué trata cada uno de ellos:

  • Los CFDs (Contratos por Diferencia) son contratos mediante los cuales dos partes acuerdan intercambiar la diferencia entre el precio de entrada y el precio de salida de un activo subyacente (índices bursátiles, valores, materias primas, pares de divisas, criptomonedas). El ejecutor de estas operaciones  es el bróker. 

En otras palabras, adquirir un CFD sobre una acción, no te hace propietario de dicha acción, sino que estas comprando un contrato con el bróker, el cual se encargara de negociarlos de acuerdo a la posición que abriste.

  • Los futuros son productos financieros derivados o contratos que obligan a las partes contratantes a comprar o vender un determinado de activos subyacentes (valores, índices, productos agrícolas, materias, rimas, acciones, deudas públicas) en una fecha futura predeterminada y a un precio acordado de antemano.

Teniendo esto en cuenta, compararemos ambos productos financieros o contratos para conocer cuál es la diferencia que existe entre ambos.

 

Diferencias entre CFDs y futuros

Los contratos por diferencia o CFT y los contratos de futuros generan confusión en los nuevas traders, porque son muy parecidos. Pero una de las grandes diferencias que existen entre ambos es que los futuros se negocian en bolsa donde todos los contratos están estandarizados, mientras que los CFDs son  negociados por un bróker, son productos OTC (over the conunter), es decir, no cotizan en ningún mercado regulado. 

Otras diferencias que existen entre los CFDs y los futuros son las siguientes:

  • Los CFDs no tiene fecha de caducidad (son contratos perpetuos), y tienen vigencia mientras la posición está abierta. Por su parte los futuros vencen cada trimestre, por lo que o se renueva la próxima fecha de caducidad o se realiza la venta o la compra de las acciones en la fecha concretada.  
  • La liquidez es otra de las diferencias que tiene ambos  productos, pues los CFDs tienen una liquidez al mismo nivel que el de las acciones, pero la de los futuros,  la mayoría de las veces es menos líquida, lo que puede dificultar el cierre de una operación con futuros  antes de su vencimiento.
  • En el caso de las comisiones y precios, las comisiones de los futuros suele ser más bajas que la de los CFDs, sobre todo los futuros sobre índices. En el caso de los futuros están implicados los intereses financieros, en los CFDs el interés que se paga cuando se compra un contrato se paga por separado.  
  • En cuanto al tamaño de la operación, los futuros requieren un capital inicial mucho más alto que los CFDs, y por ello no se adaptan a las operaciones a pequeña escala ni a corto plazo. Entonces aun cuando los futuros tengan comisiones más bajas que los CFDs, requieren de mucho capital para realizar operaciones.

 

En resumen, los CFDs y los futuros son dos de los productos financieros en los que se base el trading para la operativa de derivados, ambos comparten algunas características  básicas pero también se diferencian. Es decisión del inversor determinar cuál es el producto o contrato que más se ajusta a sus necesidades de inversión.

 

¡Sé el primero en comentar!