Rankia Chile Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
Proyección para 2018 según Santander: precio del cobre alto y efectos del impulso monetario

Proyección para 2018 según Santander: precio del cobre alto y efectos del impulso monetario

Mejores condiciones globales, un precio del cobre alto, la mejora en los índices de confianza y los efectos rezagados del impulso monetario introducido a comienzos de 2017, explican la cifra estimada. 

 

Proyección para 2018 según Santander: evolución del precio del cobre, tasas de interés y volatilidad

 

La economía este año crecerá casi el doble que en 2017 de acuerdo a las estimaciones dadas a conocer por Banco Santander en su informe anual “Visión 2018, el desafío de recuperar el crecimiento”. Esto se traduce en una tasa de 2,9%, cifra que se sustenta en los pronósticos de mejores condiciones globales, un precio del cobre elevado, el aumento de los índices de confianza, los efectos del impulso monetario introducido a principios de 2017, y una base de comparación favorable en la primera parte del año.

 

 


"El año 2018 se presenta expectante para nuestra economía. En el último tiempo, a pesar de una serie de incertidumbres, el escenario mundial ha evolucionado favorablemente y el precio de nuestra principal exportación, el cobre, se ha recuperado con fuerza y alcanza valores que no se habían observado en años”, explica Claudio Soto, economista jefe de Banco Santander. En tanto, en el plano local, “la confianza ha repuntado, mientras que los avances en materia energética han permitido reducir costos y mejorar la competitividad del país”, añade.


De acuerdo con las proyecciones, la inflación irá convergiendo paulatinamente hacia el 3%, impulsada por el gradual cierre de holguras y por un tipo de cambio que debiese depreciarse moderadamente en los próximos meses. De esta manera, Índice de Precios al Consumidor (IPC) cerraría 2018 en torno a 2,6% y se ubicaría en 2,9% a fines de 2019, alcanzando la meta del Banco Central en 2020.


Por su parte, la Tasa de Política Monetaria (TPM) se mantendría estable hasta mediados de 2018 y comenzaría gradualmente a aumentar para ubicarse a fin de año en torno a 2,75%. Ésta llegaría en torno a 3,5% en 2019 y alcanzaría en 2020 valores cercanos a 4%, los que son neutrales para la economía.

 

Proyección 2018: Panorama nacional


En cuanto a los riesgos, en el escenario local se presentan tanto al alza como a la baja. Dentro de los primeros destaca la evolución del precio del cobre, que en el escenario base considera una gradual reducción desde sus niveles al cierre de 2017, hasta valores más coherentes con lo que se estima debiese prevalecer en el mediano plazo, en torno a US$/lb 2,8. Sin embargo, la economía china ha sorprendido al alza, lo que ha elevado el precio del metal por sobre lo que se estimaba hace algún tiempo.


Esta situación podría prevalecer este año, lo cual mantendría alto su precio e impulsaría el crecimiento de nuestra economía por sobre la proyección base.


Uno de los principales riesgos a la baja está relacionado con la evolución de las tasas de interés a nivel internacional, que podrían subir de manera súbita afectando el crecimiento de las economías emergentes en general, y de Chile en particular. Otros riesgos latentes están vinculados con la volatilidad que han exhibido los sectores no mineros, cuya incipiente recuperación podría revertirse, y la incierta evolución del mercado laboral, que aún está dominada por los empleos por cuenta propia y los asalariados públicos.


Dentro de la agenda legislativa, en 2018 será necesario seguir avanzando en la tramitación de la Ley General de Bancos. Si bien el sistema financiero chileno es robusto, la legislación ha ido quedando desfasada respecto de las regulaciones de países avanzados y de la región.


En otras materias, se requiere seguir profundizando la modernización del estado y continuar con medidas tendientes a impulsar la productividad. También es necesario abordar los procesos de evaluación ambiental. Los datos muestran que los tiempos de tramitación de proyectos han subido, lo cual incide en el ritmo al que se recuperará la inversión.


En el plano internacional, el informe indica que se espera un crecimiento global en torno a 3,8%, sustentado en los efectos rezagados de políticas monetarias que se han mantenido muy expansivas, políticas fiscales estimulativas y una mejora de la confianza reflejada en un alza generalizada de los índices bursátiles. 

 

Nota de prensa de Santander

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar