Rankia Chile
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Análisis del IPSA
Seguimiento de la bolsa de valores de Santiago de Chile y sus empresas
¿Buscas mejorar tu formación? Descarga este manual para aprender a hacer movimientos en el mercado.

¿Se puede ganar dinero con las ventas en corto?

La venta en corto es una operación de bolsa que consiste en vender acciones que no se tienen. Como en todo negocio, la ganancia está en comprar a bajo precio y vender a uno mayor, pero en este caso todo funciona al revés: se gana cuando el precio de la acción va a la baja, y se compra después de vender. ¿Muy complicado? Para nada, aquí explicamos cómo funciona y la forma de sacarle provecho.

¿Se puede ganar dinero con las ventas en corto?



 

Se sabe que la inversión en las Bolsas de Valores es una actividad especulativa, es decir, quienes invierten en acciones "apuestan" al valor futuro de ellas, intentando obtener una ganancia de la fluctuación. La forma más conocida es la venta en largo: comprar acciones a bajo precio esperando que suban en el futuro y venderlas luego a un precio mayor. Afortunadamente no es la única, porque se sabe también que los mercados no solo suben, muchas veces también bajan, y cuando eso ocurre, hay una forma de ganar dinero con la venta en corto.

 





¿Cómo funciona la venta en corto?



La ventas en corto permite ganar dinero con valores que tienden a la baja invirtiendo el orden de la compra y la venta, con lo que dan movimiento y fluidez a las bolsas. Pero ¿cómo es posible vender antes de comprar?  Para entenderlo, un ejemplo sencillo de venta en corto llevada a bienes tangibles:





Ejemplo de venta en corto



Supongamos que una persona observa que al día siguiente comenzará una gran liquidación de refrigeradores. La forma tradicional de aprovechar esta situación de mercado, asimilable a la venta en largo, sería comprar un refrigerador en la liquidación, esperar a que esta termine y los precios vuelvan a subir, y luego vender el refrigerador a un precio mayor al que se compró (suponiendo que no se deprecie en el tiempo transcurrido).

Aplicando al ejemplo la venta en corto, en cambio, esta persona ofrece en venta el refrigerador sin haberlo comprado, antes de la liquidación, cuando el precio aún está alto. Recibe los fondos de la venta y luego espera un día y compra el mismo refrigerador en liquidación a un precio menor y lo entrega, quedándose con la diferencia de precio como ganancia.



Pero la entrega del valor en una operación bursátil es inmediata, no se puede esperar a que bajen los precios y se compren las acciones para entregarlas al comprador. Por eso, para poder vender valores que no se poseen, es necesario pedirlos en préstamo y luego venderlos; se devolverán al prestamista cuando se cierre la venta en corto, para lo cual hay que volver a comprarlas. Llevado al ejemplo del refrigerador, entonces, la analogía quedaría completa de esta forma: 



La persona se entera de la liquidación y le pide al distribuidor de refrigeradores que le preste uno. Lo pone a la venta antes de la liquidación al precio normal y recibe los fondos de la venta. Luego comienza la liquidación, el precio del refrigerador baja, y la persona compra un refrigerador igual, ahora a un precio menor del de venta, para devolverlo luego al distribuidor.



En el caso de las acciones, el prestamista sería probablemente un corredor de bolsa, y el dueño de los valores obtiene a cambio del préstamo una garantía, el pago de una prima, y mantiene los dividendos de sus valores.





Ventajas y riesgos de las ventas en corto



Como se ve claramente en el ejemplo, la principal ventaja y diferencia entre la venta en largo y la venta en corto son los plazos de retorno de la inversión. En la venta en corto, los fondos se reciben inmediatamente, mientras que en la venta en largo es necesario esperar a que el precio vuelva a subir.



Además, al observar el historial de tendencias del mercado, se ve que en general el alza de precios es mucho más lenta que su baja, por lo que las sucesivas ventas en corto suponen una forma de obtener mayores beneficios a un mismo plazo que una venta en largo.



Sin embargo, nada es seguro en el mercado de valores, y así como se puede ganar dinero con ventas en corto, también se puede perder. A diferencia de las ventas en largo, una mala inversión en corto puede causar pérdidas mayores, incluso hasta el 100 % del capital negociado.

Esto se debe a que en la venta en corto, la ganancia se produce cuando el precio de las acciones baja, y por lo tanto la pérdida se produce con el alza de los precios. El alza puede durar indefinidamente y si, llegado el plazo convenido para la restitución de los títulos en préstamo, el precio sigue mayor que al momento de la venta, el resultado de la operación será de pérdida.





Ejemplos de pérdida y ganancia con ventas en corto 



Supongamos a un inversor que va a corto con acciones de MASISA, que al momento de escribir este artículo tiende a la baja con un -6,12 % y un precio de $ 38.96. El inversor pide prestadas 100.000 acciones y las vende inmediatamente a ese mismo precio, obteniendo un total de $ 3.896.000.


Si la tendencia se mantiene, al día siguiente las acciones tendrán un valor de $36,95. El inversor compra nuevamente 100.000 acciones a este nuevo precio  para devolverlas, gastando solamente un total de $ 3.695.000, con lo que le queda a favor una diferencia de $ 201.000 que, restada la prima e intereses que correspondan, constituyen su ganancia.



Si, por el contrario, la tendencia se revirtiera al alza en un 7 %, alcanzando un precio de $ 41,69,  para comprar las acciones que debe devolver, nuestro inversor tendrá que desembolsar $4.169.000, con lo que, de cerrar la posición en ese momento, la pérdida de su operación ascendería a $ -273.000, más las primas e intereses correspondientes. De esperar más tiempo para el cierre, se corre riesgo de que el precio aumente a más del doble del inicial, con lo que las pérdidas podrían superar el 100 % de la inversión.





Conclusión: ¿Cómo ganar dinero con ventas en corto?



Las ventas en corto solo son convenientes en caso de desvalorización de las acciones que se prevea que se mantendrán en el futuro. Teniendo esta precaución y acortando los plazos en caso de alza, se pueden sacar altos beneficios en un tiempo corto.

Curso en Santiago: ¡Trading para principiantes!

¿Quieres aprender a operar? Aprenderemos a realizar análisis técnico y a establecer si debemos comprar o vender en el mercado.

  • Sesiones a cargo de profesionales de mercados financieros
  • Formación gratuita por reservar plaza en Rankia