¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.

Blog Análisis cogninvestivo

Aplicación del conocimiento que proporciona el análisis fundamental con vistas a la inversión inteligente

El banco malo y la ingeniería financiera

Estamos asistiendo al enésimo intento del gobierno por reflotar nuestro sistema financiero. Esta vez, por partida doble: primero, con un informe de Oliver Wyman que pretende convencer a la comunidad inversora de que 60.000 millones de euros serán suficientes para tapar todos los agujeros, y segundo, con la próxima creación de un banco malo.

Desde esta humilde página somos escépticos ante estas maniobras, y sospechamos que el contribuyente medio también. A continuación reproducimos una conversación ficticia entre un ciudadano de a pie y un banquero anónimo que trata de dar respuesta a sus dudas.

Dichas respuestas son pura ficción, pero pueden servir como ejercicio intelectual para pensar de manera crítica sobre este complicado asunto y despertar la curiosidad del lector.


DIÁLOGO ENTRE UN CIUDADANO Y UN BANQUERO   Leer más

Austeridad y (des)confianza

Todo cogninversor que se precie debe tener su propia visión del riesgo país, lo que a su vez vendrá condicionado por las perspectivas macroeconómicas, las políticas llevadas a cabo, y el marco regulatorio. El presente artículo trata de evaluar lo que está pasando en España y argumentar por qué, mientras no cambie la hoja de ruta, invertir en este país tiene un riesgo creciente y un resultado difícil de predecir, tal y como deja patente día tras día la evolución de nuestra prima de riesgo (Figura 1).


Figura 1. Prima de riesgo (fuente datosmacro.com)


Quede dicho de antemano que las entradas de este blog nunca son ciencia, sino opinión. Y esta vez, al tratar sobre macroeconomía, ello es más cierto todavía. Keynesianos, austríacos y monetaristas chocan día tras día sin que nadie tenga el Santo Grial; no hay “bosón de Higgs” que valga para arrojar un poco de luz a unas teorías en detrimento de otras. Por tanto, todas las ideas expuestas a continuación son, simplemente, mis consideraciones sobre cómo entiendo lo que está ocurriendo.   Leer más

Buscando los fundamentales del precio de la vivienda

En Análisis Cogninvestivo no queremos limitarnos a un único tipo de activo. Después de tratar conceptos básicos de inversión y bolsa, queremos abordar también el mercado inmobiliario. Participar en este mercado es en la mayoría de los casos una decisión obligada, y es importante estar protegidos al máximo de una eventual ruina (y en la medida de lo posible, optimizar el capital que tanto cuesta ganar). Para ello conviene echar mano de nuestro compañero de viaje, el value investing, e ir en busca de los fundamentales que nos permitan hacernos un idea del “precio objetivo” o “valor intrínseco” de la vivienda. Ello determinará el mucho o poco atractivo de la compra con respecto la opción a la que siempre podremos acogernos hasta que escampe - el alquiler.

Para este estudio hemos utilizado los indicadores del mercado de la vivienda del Banco de España (Síntesis de Indicadores -> España -> apartado 1.6), completados con las estimaciones de población del INE, y el índice inmobiliario IMIE de TINSA. Tras al análisis de estos datos hemos podido detectar varios aspectos fundamentales.   Leer más

Buscando empresas excelentes para batir a los índices

En nuestros dos últimos artículos expusimos la importancia del largo plazo a la hora de invertir en un índice diversificado de empresas líderes, y las variables que determinarán la rentabilidad de dicha inversión. A partir de resultados empíricos pudimos constatar que:

  • Para plazos relativamente cortos (por ejemplo, 1 año) la rentabilidad es difícil de predecir.
  • Para plazos medios (en torno a 10 años), dependerá en gran medida de lo “cara o barata” que esté la bolsa en el momento de entrada (es decir, del grado de euforia o pesimismo imperante).
  • Para plazos largos (e.g. 30 años) se aproximará a la “rentabilidad subyacente” de la bolsa, en la cual distinguimos 3 componentes: crecimiento real de los beneficios empresariales (2% anual en los últimos 50 años), inflación (3%) y rentabilidad por dividendo (3%). Aunque la magnitud de estas tres componentes probablemente varíe en el futuro, es factible pensar que la rentabilidad obtenida permitirá aumentar nuestro poder adquisitivo de manera satisfactoria.
  Leer más

Fundamentos del 8-9% de rentabilidad bursátil a largo plazo

En nuestro último post argumentamos, extrapolando lo ocurrido en el pasado, que los múltiplos actuales del S&P 500 parecen presagiar rentabilidades safistactorias en el medio y largo plazo. Pero como extrapolar rentabilidades es un juego peligroso, creemos necesario justificar nuestras asunciones.

A priori, el 8% o 9% del que hablamos parece ser una rentabilidad exagerada, y es posible que estos números traigan a la mente casos como Afinsa, Fórum o Nueva Rumasa. Pero, ¿por qué un índice bursátil ofrece estos jugosos retornos a cambio de, básicamente, no hacer nada?  

El mundo académico lo justifica mediante la idea de la prima de riesgo del equity, o la rentabilidad extra que se le pide a la bolsa con respecto al activo libre de riesgo (los bonos del gobierno a largo plazo), para compensar a los inversores por el “riesgo” extra asumido. En efecto, como demostramos en el pasado artículo, quien participe en la bolsa a corto plazo puede ganar o perder mucho dinero, pero mirando a muy largo plazo, la bolsa parece ser un activo con menor riesgo que los bonos, pues es mucho más propenso no sólo a mantener, sino a aumentar nuestro poder adquisitivo.   Leer más

La "Super Empresa" S&P 500 y la importancia del largo plazo en bolsa

En el pasado artículo defendimos que el conjunto de la bolsa americana es actualmente una opción atractiva para el inversor, tanto por contar con gran valor respecto a los bonos, como por haber ya purgado sus excesos. Es “un tren” que, de subirnos a él ahora mismo, sería capaz de proporcionarnos en torno al 9% nominal compuesto antes de impuestos, más que suficiente para batir a la inflación y con ello mantener nuestro poder adquisitivo. Sin embargo, mucha gente todavía ve la bolsa como un activo “con gran riesgo”. La clave para sobreponerse a este temor está en pensar a largo plazo, y no apostar por compañías concretas a menos que se tengan muy buenas razones para ello.

Es cierto que las cotizaciones de las compañías en el mercado son volátiles, y que a pesar de lo “barata” que pueda estar la bolsa, es posible “perder” mucho dinero en un plazo muy corto (pues recordemos que a corto plazo el mercado es una “máquina de votar”). También es cierto que, después de periodos de gran irracionalidad, la bolsa puede acabar ofreciendo rentabilidades mediocres incluso pasados 10 años (como en la última “década perdida”). Pero a más largo plazo, todas estas oscilaciones son irrelevantes, independientemente de lo mucho o poco que se haya acertado con el momento de entrada.   Leer más

La regla del 72 y Coca Cola - o por qué invertir ahora en bonos es mala idea

Tras el inciso que supuso el comentario sobre la conferencia de Bestinver (aprovechando excepcionalmente un poco de “market timing”) retomamos nuestra indagación en la filosofía del valor, la cual constituye por el momento el eje central de este blog.

Nuestros lectores recordarán que, según Buffett, un pájaro en mano no siempre equivale a dos en el arbusto, pues es determinante saber con qué seguridad vamos a conseguir esos pájaros, y cuánto tendremos que esperar para conseguirlos: sólo al descontar por una tasa de interés los pájaros futuros que se vayan a conseguir, será posible comparar lo obtenido con lo pagado. El objetivo de este artículo es intentar esclarecer esta cuestión.

Olvidémonos por un momento del arbusto para centrarnos en nuestro pájaro en mano. Es decir, imaginémonos que en este momento lo único que existe en el universo financiero es este pájaro, y la posibilidad de invertirlo en bonos del gobierno considerados libres de riesgo (básicamente bonos de EE.UU. o bonos alemanes). La Figura 1 muestra los distintos resultados que obtendríamos en función del tipo de interés, y dicho sea de paso, el gran poder del interés compuesto.   Leer más

Conferencia Bestinver bajo el prisma cogninvestivo

El pasado lunes tuve el placer de asistir por sexta ocasión a la conferencia anual de Bestinver en Madrid, lo que supone una excelente oportunidad para explicar cómo funcionan en la práctica algunas ideas que se han expuesto en el blog. No me entretendré en datos básicos históricos sobre la gestora: si te interesa la temática del blog seguramente ya los conocerás.

En general, la impresión fue positiva. Fueron tres horas en las que, si bien dieron muy pocos datos sobre valoración de compañías concretas, el turno de preguntas resultó más interesante de lo habitual. Esto es sin duda señal de que la base de inversores que quedan en sus filas, tras un lustro de comportamiento accidentado, es más sólida que en épocas de bonanza.

Algunas cuestiones operativas y estéticas me llamaron la atención:   Leer más

Cómo aplica Buffett el value investing y el descuento de flujos

Merece la pena intentar entender a uno mejores inversores de todos los tiempos para sacar conclusiones que puedan sernos útiles. Por ello, en este artículo vamos a analizar algunos aspectos clave en el proceso de inversión de Buffett, incluyendo su visión del value investing y qué factores tiene en cuenta para estimar lo que hemos llamado “valor intrínseco”.

Buffett considera que “The Intelligent Investor” es el mejor libro sobre inversión jamás escrito. Parece por tanto que no vamos por mal camino. En sus primeros años se ciñó bastante a las enseñanzas Graham, si bien en Berkshire empezó a primar aspectos cualitativos bajo la influencia de Phil Fisher, para fijarse ya no tanto en empresas normales muy baratas, sino en empresas excelentes a un recio razonable. Pero resulta evidente que las ideas de Graham que permiten al inversor hacer un juicio sobre cómo de barato o caro es algo siguen siendo fundamentales en su toma de decisiones: como dijo en su última carta, lo que a un precio tiene sentido y puede ser una buena opción de inversión, a otro distinto no lo tiene y sería una mala decisión.   Leer más

Value investing: racionalidad, temperamento y ¿suerte?

En nuestra última entrada introdujimos la temática del blog de manera somera, con objeto de evitar la pérdida de tiempo a aquellos no interesados. Los que han decidido seguirnos ya saben que trataremos únicamente de inversión tranquila y meditada basada en el value investing, pero tal vez se pregunten el porqué de esta apuesta firme.

Seguramente hasta el menos iniciado ha oído hablar de inversores value de éxito. Sin salir de España, Bestinver es el caso más conocido, pero también existen otros fondos y gestoras value con resultados a largo plazo nada despreciables, como el SIA Long Term Investment Fund del valenciano José Carlos Jarillo y el catalán Walter Scherk (en su última y excelente carta puede apreciarse con claridad su orientación value).

Fuera de España abundan los casos de value investors y fondos value de renombre, entre otros:   Leer más

Autor del blog