El regreso del patrón oro al rescate del sistema monetario

1
Este contenido tiene más de 4 años

El sistema capitalista actual se ha preocupado desde los últimos 50 años de cómo evitar la crisis del sistema monetario internacional, el cual ha respaldado la mayor cantidad de divisas en títulos y que conforme pasan los años esos créditos se hacen impagables. 


Se ha planteado el regresar al respaldo de las divisas en oro, llamado “Patrón Oro” el cual consiste en que la cantidad de dinero que se tenga circulando en un país este respaldado por una reserva de oro, el cual su precio no cambia y se mantiene siempre estable.

 


Puede decirse que la moneda que está sobre el patrón oro podría ser intercambiada por la cantidad igual en oro en cualquier momento ya que la moneda es esencialmente un pagaré para el metal precioso. Existen pues varias posturas respecto a esta implementación, los defensores dicen que éste da valor real a la moneda en lugar el valor imaginario de la moneda actual. En contraparte los detractores dicen que dicho patrón es demasiado rígido y restringe la política económica en momentos de inestabilidad financiera. (Mandel, 1969)


El patrón oro provoca los llamados falsos costos de la producción social debido a que la cantidad de trabajo social que sirve para producir medios de cambio y pago metálicos descansan sobre los costos falsos, para que el sistema funcione debe reducir la cantidad de costos falsos en vez de aumentarla. (Ninomiya, 2016)


En las cuestiones de la política exterior los gobiernos se verían limitados por la cantidad de oro reservado en sus bancos centrales, lo cual es limitante muy grave, pues en tiempos de crisis los gobiernos suelen imprimir dinero para que mueva los engranes económicos y vuelva a reactivar la economía, en el patrón oro los gobiernos deberían de preocuparse por sacar más oro de la mina o bien comprarlo para poder imprimir y poner en circulación más monedas. (Ninomiya, 2016)


Pero el verdadero motivo por el cual se quiere regresar a dicho patrón radica en el comercio internacional, pues las monedas actualmente no valen igual. El dólar, el euro, la libra esterlina que son monedas estables están renuentes a aceptar a otras monedas por miedo a que se devalúen, al ingresar el patrón oro automáticamente todas las monedas tendrían el mismo valor. Si todas las monedas se respaldan en oro, todos los socios comerciales saben que pueden redimir el oro en lugar de las monedas. No existe el miedo a la devaluación. (Mandel, 1969)


La crisis está encima, las monedas cada vez valen menos y las oportunidades se agotan, si no se corrige a tiempo, nos podemos enfrentar a una crisis más cruda que la de 1929.

 

Jorge Roberto Rivera Medrano
VP Director de Investigación
FECA UJED
@peto_Crew


Referencias

  • Mandel, E. (1969). La crisis del sistema monetario internacional. International Socialist Review, 191-199.
  • Ninomiya, K. (2016). eHow en Español. Obtenido de Ventajas y desventajas del patrón oro: http://www.ehowenespanol.com/ventajas-desventajas-del-patron-oro-sobre_103657/


 

  1. #1
    10/06/17 02:56

    El modelo Oro es un fiasco mas. Mucho peor que el actual.

    la frecuencia de las crisis bancarias. De 1880 a 1933, hubo por lo menos 5 pánicos bancarios de pleno derecho: 1893, 1907, 1930, 1931 y 1933. Incluyendo la crisis de ahorro y préstamo de los años ochenta, en el último medio siglo, hubo dos.

    Por lo tanto, en cada puntaje, el período estándar de oro fue menos estable. Los precios eran menos estables; El crecimiento fue menos estable; Y el sistema financiero era menos estable.

    Por qué?

    Veo varias razones principales. Primero, el patrón oro es procíclico. Cuando la economía aumenta, la inflación suele aumentar. En ausencia de un banco central para elevar el tipo de interés nominal, el tipo de interés real disminuye, dando un nuevo impulso a la actividad. En contraste, la política monetaria contracíclica -sea basada en una regla de Taylor o no- se apoyaría en el boom.

    Si el precio de la libra del oro cambiaba, pero el precio en dólares del oro no, el resultado sería un movimiento en el tipo de cambio dólar-libra real. Es decir, a menos que los precios en dólares de los bienes de los Estados Unidos y los salarios en dólares de los trabajadores estadounidenses se ajusten instantáneamente para compensar las fluctuaciones del precio del oro, cambia el tipo de cambio real del dólar. En cualquier caso, el resultado induciría casi con seguridad la volatilidad de la producción, el empleo y la carga de la deuda.

    Un patrón oro sufre de algunos de los mismos problemas que cualquier sistema de tipo de cambio fijo. No sólo no se puede ajustar el tipo de cambio para amortiguar choques externos, sino que el compromiso invita a ataques especulativos porque carece de consistencia de tiempo. Bajo un patrón oro, la escala de los pasivos del banco central, moneda más reservas, está determinada por el oro que tiene en su bóveda. Imaginemos que, como consecuencia de una prolongada recesión, la gente viene a temer una devaluación de la moneda. Es decir, se preocupan de que el banco central aumentará el precio en dólares del oro. En tal circunstancia, será natural para los inversionistas tomar sus dólares al banco central e intercambiarlos por el oro. Las dudas que motivan tal corrida pueden ser auto-realizables: una vez que el banco central empieza a perder reservas de oro, rápidamente puede ser obligado a subir su precio en dólares, o suspender la redención por completo. Esto es lo que sucedió en 1931 al Banco de Inglaterra, cuando fue expulsado del patrón oro. Ocurrió de nuevo en 1992 (aunque con reservas de divisas en lugar de oro) cuando Gran Bretaña se vio obligada a abandonar su tipo de cambio fijo.

    Como los historiadores han enfatizado, el estándar de oro ayudó a extender la Gran Depresión de los Estados Unidos al resto del mundo. El patrón oro fue un acuerdo global que formó la base para un régimen de tipo de cambio fijo prácticamente universal en el que las transacciones internacionales se liquidaron en oro. Esto significaba que un país con déficit externo -uno cuyas importaciones superaban sus exportaciones- debía pagar la diferencia transfiriendo oro a países con excedentes externos. La pérdida de oro obligó al banco central del país déficit a reducir su balance, reduciendo la cantidad de dinero y crédito en la economía y bajando los precios internos. Dicho de otra manera, bajo un patrón oro, los países que tienen déficits externos se enfrentan a una presión deflacionaria. El banco central de un país excedente no se enfrentaba a esa presión, ya que podía optar por convertir en dinero o no mayores existencias de oro. Dicho de otra manera, un banco central puede tener muy poco oro, pero nunca puede tener demasiado.

    Y si tomamos en cuenta que EEUU no esta endeudado realmente, entonces se desbanca el mito populista de que el patron oro es "necesario".